Los riesgos a evitar en la reunificación de deudas

 

¿Qué es la reunificación de deudas?
La reunificación de deudas es la refinanciación de varias deudas, normalmente a corto plazo, en un solo préstamo a un plazo mayor que permite reducir el importe mensual global a pagar. Es una posible solución financiera a una situación de desequilibrio presupuestario en la que las cargas financieras consumen un elevado porcentaje de los ingresos.

¿En qué casos es conveniente la reunificación de deudas?
Para decidir si una reunificación de deudas es una solución adecuada a una situación de dificultades de pago hay que realizar un análisis de la realidad actual, considerando todas las deudas con sus respectivos parámetros (volumen, plazo y condiciones), y una adecuada proyección de la situación futura tras la reunificación. La reunificación de deudas solo es recomendable si permite una significativa reducción de la carga financiera mensual que haga posible formular un presupuesto equilibrado en el que los ingresos recurrentes son suficientes para hacer frente a los gastos previstos.

¿Cuáles son los inconvenientes en la reunificación de deudas?
Pueden existir varios inconvenientes que es necesario valorar. El principal inconveniente a tener en cuenta es el coste, casi siempre inevitable, de la nueva operación que se va a formalizar, que pueden ser comisiones de apertura, minutas de notaría, gastos de inscripción en Registro de la Propiedad, impuestos, tasaciones o seguros. En algunos casos la nueva operación puede financiar los costes de la operación y por lo tanto incrementa el volumen de endeudamiento. Además es frecuente que en una situación de refinanciación las garantías previas resulten insuficientes y que el análisis de riesgo por parte de la entidad que lo conceda requiera aportar nuevas garantías, de avalistas o de bienes.
Hay que ponderar cuidadosamente si el coste asumido tiene como compensación una situación de tranquilidad financiera como consecuencia de la reducción de la cuota mensual. El objetivo es conseguir y mantener un equilibrio presupuestario a medio y largo plazo, de lo contrario la reunificación de deudas solo habrá servido para incurrir en unos gastos de refinanciación inútiles y aumentar el volumen total de deuda.

¿Existen peligros en la reunificación de deudas?
Claro que sí existen peligros en una situación de refinanciación. Todos ellos tienen origen en la falta de información y en la mayor parte de los casos en una situación de desequilibrio emocional. El principal peligro, indudablemente, es cometer el error de no valorar correctamente la situación y optar por soluciones incompletas, de corto plazo o con condiciones leoninas. Existen empresas privadas que ofrecen soluciones a personas que, por su situación, no consiguen una solución en una entidad financiera. Las condiciones de esta solución casi siempre son inasumibles si se mide su coste a largo plazo, muchas de ellas están diseñadas para ofrecer un espejismo que se confunde con solución, con el único objetivo de terminar obteniendo los bienes inmuebles de los deudores a precios irrisorios.
Puede haber un problema si el endeudamiento está distribuido entre varias entidades, ya que probablemente ninguna entidad está predispuesta a asumir un mayor volumen de endeudamiento con unos titulares que ya tienen problemas en su capacidad de reembolso. En este caso el riesgo a evitar es que esa entidad financiera proponga una solución únicamente para su deuda dejando fuera de la solución el resto del endeudamiento, de este modo no se conseguirá una reducción efectiva de la carga financiera.

Recomendaciones de Coachbank para analizar una reunificación de deudas:

  • Lo más conveniente es detectar el problema lo antes posible y actuar en consecuencia. El tiempo es valioso a la hora de encarar una situación financiera adversa y no conviene desperdiciarlo esperando una solución milagrosa. Hay que mantener la serenidad, procurar controlar las emociones y buscar una solución global al problema, estar bien asesorado y plantear las posibles operaciones de refinanciación en entidades financieras.
    • Hay que huir de cualquier operación que no se formalice en documento público en una notaría. El notario es una garantía de control de legalidad y también le ayudará a analizar las condiciones que le ofrecen, detectar clausulas abusivas y a tener toda la información necesaria para no ser engañado. El derecho de libre elección del notario es un derecho esencial del consumidor, protegido por la legislación notarial y por el derecho de consumo, considerándose nula por abusiva la condición general por la que se imponga al consumidor la renuncia a su derecho a la elección del notario.
    • Por último, si la reunificación de deudas no es una solución viable, habrá que considerar otras alternativas e incluso contemplar la posibilidad de que la solución financiera más conveniente puede ser la liquidación del patrimonio que nos permita iniciar en las mejores condiciones posibles una nueva etapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Elizabeth Moya Peña .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios HostEurope.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.