Sentencia de la Sala Primera del Tribunal Supremo, de 4 de julio de 2017: Los bancos deberán asumir costas en procedimientos de cláusulas suelo

Es lo lógico, teniendo en cuenta que en gran parte de los casos los bancos rechazan las reclamaciones por vía amistosa que se plantean ante sus propios Servicios de Atención al Cliente, forzando a los consumidores a acudir, como última instancia, a la vía judicial. Por experiencia sabemos que los clientes prefieren acuerdos amistosos que demandas judiciales, incluso renunciando a parte de lo cobrado de más. Pero si los bancos persisten en forzar a los clientes a acudir a los tribunales, y encima los consumidores tienen razón, ¿quién razonablemente tiene que soportar las costas de su terquedad?

Razona la sentencia que “si a pesar de vencer el litigio, el consumidor tuviera que pagar sus gastos en las instancias anteriores al Tribunal Supremo se produciría un efecto disuasorio inverso y muchos de ellos evitarían promover el litigio al no salir a cuenta la devolución de lo cobrado indebidamente por la entidad bancaria.”  Se evitan así situaciones en las que, aún venciendo el litigio, “no se restablecen la situación de hecho y de derecho a la que se habría dado si no hubiera existido cláusula abusiva, y por tanto el consumidor no quedaría indemne“.

Han pasado 6 meses desde que la publicación del Real Decreto-Ley 1/2017 estableciera vías de resolución por el cauce amistoso entre los clientes bancarios y sus entidades financieras por los contenciosos relativos a cláusula suelo. De las respuestas obtenidas por los clientes que acudieron a esta vía amistosa podemos concluir que algunos bancos han adoptado una estrategia razonable de contención de gastos judiciales, han analizado con seriedad cada caso planteado y en gran parte de ellos han ofrecido a sus clientes un acuerdo amistoso, recortando casi siempre las cantidades a devolver. Sin embargo buena parte de las entidades continúan persistiendo en la negativa generalizada y la dilación en el tiempo mediante el abuso de su posición dominante y el volumen de sus recursos defensivos.

Esta resolución del Tribunal Supremo, emitida por la Sala Primera reunida en Pleno el 4 de julio de 2017, abre la puerta a una gran cantidad de reclamaciones de clientes bancarios que han sufrido el cobro de cantidades en virtud de clausulas abusivas pero cuyo importe, relativamente bajo en comparación con los gastos de emprender una demanda incluso sabiendo que la ganaban, les llevaba a desistir de emprender la vía judicial.

Para conocer más sobre esta resolución del Tribunal Supremo recomiendo la lectura de este artículo publicado en Noticias Jurídicas: El TS establece como criterio general que la banca debe pagar los gastos en condenas por cláusulas suelo

 

Sentencia del TS sienta jurisprudencia sobre intereses abusivos: Los tribunales empiezan a emitir sentencias contra la usura

Muchos consumidores no son conscientes de haber firmado préstamos que pueden ser calificados de usureros.

Los consumidores están indefensos ante los abusos de la usura: una legislación débil y ambigua, Ley de Represión de la Usura, desfasada ya que data de 1908, y cuyas escasas modificaciones no se han introducido precisamente para aumentar la protección del consumidor, como por ejemplo la derogación en 1995 de las ridículas y exiguas “multas de entre 500 y 5.000 pesetas para los usureros”.

Afortunadamente para los consumidores los tribunales, a pesar de su importante sobrecarga de trabajo, están dando muestras de sensibilidad y voluntad para luchar con este problema, interpretando la antigua legislación combinada con criterios actuales y ya están emitiendo veredictos que anulan operaciones de crédito con intereses abusivos.

Tiene especial relevancia, porque crea jurisprudencia, la resolución de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo número 628/2015, de fecha 25/11/2015, en la que establece que “los créditos que dupliquen el interés medio del mercado deben ser considerados usurarios y, por tanto, nulos”. Y se muestra el TS especialmente duro en este veredicto contra las prácticas usureras de algunas financieras, considerando que “la concesión irresponsable de préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales, que facilita el sobreendeudamiento de los consumidores y trae como consecuencia que quienes cumplen regularmente sus obligaciones tengan que cargar con las consecuencias del elevado nivel de impagos, no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico“.

En base a esta jurisprudencia se han emitido en las últimas semanas sentencias especialmente relevantes, como la del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Fuenlabrada que ha declarado abusivos y usureros los intereses demora que cobra la financiera del Corte Inglés a los clientes de sus tarjetas, o la del Juzgado de Primera Instancia número 10 de Madrid que ha condenado a la financiera Cofidis por conceder créditos rápidos en condiciones abusivas, declarando nulo el préstamo revolving y estableciendo que el consumidor no debe pagar los gastos de penalización por impago ni los gastos de seguro, siendo nulos los intereses establecidos por la financiera.

Desgraciadamente son abundantes los casos de préstamos usureros que determinan la ruina de quienes lo firmaron, personas que acaban perdiendo todo su patrimonio, incluyendo su vivienda, en ocasiones por cantidades ridículamente bajas que se multiplican por los intereses abusivos y terminan constituyendo una deuda inasumible. Para saber más sobre esto recomendamos la lectura del artículo que publica hoy el diario digital El Confidencial.

Para muchos consumidores que se enfrentan a un problema similar aún no es tarde. Recomendamos a quienes se encuentren en una situación similar que analicen si su caso puede ser considerado como préstamo de usura y en tal caso emprendan activamente la lucha en defensa de sus intereses.

Los riesgos a evitar en la reunificación de deudas

¿Qué es la reunificación de deudas?
La reunificación de deudas es la refinanciación de varias deudas, normalmente a corto plazo, en un solo préstamo a un plazo mayor que permite reducir el importe mensual global a pagar. Es una posible solución financiera a una situación de desequilibrio presupuestario en la que las cargas financieras consumen un elevado porcentaje de los ingresos.

Reunificación de deudas

¿En qué casos es conveniente la reunificación de deudas?
Para decidir si una reunificación de deudas es una solución adecuada a una situación de dificultades de pago hay que realizar un análisis de la realidad actual, considerando todas las deudas con sus respectivos parámetros (volumen, plazo y condiciones), y una adecuada proyección de la situación futura tras la reunificación. La reunificación de deudas solo es recomendable si permite una significativa reducción de la carga financiera mensual que haga posible formular un presupuesto equilibrado en el que los ingresos recurrentes son suficientes para hacer frente a los gastos previstos.

¿Cuáles son los inconvenientes en la reunificación de deudas?
Pueden existir varios inconvenientes que es necesario valorar. El principal inconveniente a tener en cuenta es el coste, casi siempre inevitable, de la nueva operación que se va a formalizar, que pueden ser comisiones de apertura, minutas de notaría, gastos de inscripción en Registro de la Propiedad, impuestos, tasaciones o seguros. En algunos casos la nueva operación puede financiar los costes de la operación y por lo tanto incrementa el volumen de endeudamiento. Además es frecuente que en una situación de refinanciación las garantías previas resulten insuficientes y que el análisis de riesgo por parte de la entidad que lo conceda requiera aportar nuevas garantías, de avalistas o de bienes.
Hay que ponderar cuidadosamente si el coste asumido tiene como compensación una situación de tranquilidad financiera como consecuencia de la reducción de la cuota mensual. El objetivo es conseguir y mantener un equilibrio presupuestario a medio y largo plazo, de lo contrario la reunificación de deudas solo habrá servido para incurrir en unos gastos de refinanciación inútiles y aumentar el volumen total de deuda.

¿Existen peligros en la reunificación de deudas?
Claro que sí existen peligros en una situación de refinanciación. Todos ellos tienen origen en la falta de información y en la mayor parte de los casos en una situación de desequilibrio emocional. El principal peligro, indudablemente, es cometer el error de no valorar correctamente la situación y optar por soluciones incompletas, de corto plazo o con condiciones leoninas. Existen empresas privadas que ofrecen soluciones a personas que, por su situación, no consiguen una solución en una entidad financiera. Las condiciones de esta solución casi siempre son inasumibles si se mide su coste a largo plazo, muchas de ellas están diseñadas para ofrecer un espejismo que se confunde con solución, con el único objetivo de terminar obteniendo los bienes inmuebles de los deudores a precios irrisorios.
Puede haber un problema si el endeudamiento está distribuido entre varias entidades, ya que probablemente ninguna entidad está predispuesta a asumir un mayor volumen de endeudamiento con unos titulares que ya tienen problemas en su capacidad de reembolso. En este caso el riesgo a evitar es que esa entidad financiera proponga una solución únicamente para su deuda dejando fuera de la solución el resto del endeudamiento, de este modo no se conseguirá una reducción efectiva de la carga financiera.

Recomendaciones de Coachbank para analizar una reunificación de deudas:

• Lo más conveniente es detectar el problema lo antes posible y actuar en consecuencia. El tiempo es valioso a la hora de encarar una situación financiera adversa y no conviene desperdiciarlo esperando una solución milagrosa. Hay que mantener la serenidad, procurar controlar las emociones y buscar una solución global al problema, estar bien asesorado y plantear las posibles operaciones de refinanciación en entidades financieras.
• Hay que huir de cualquier operación que no se formalice en documento público en una notaría. El notario es una garantía de control de legalidad y también le ayudará a analizar las condiciones que le ofrecen, detectar clausulas abusivas y a tener toda la información necesaria para no ser engañado. El derecho de libre elección del notario es un derecho esencial del consumidor, protegido por la legislación notarial y por el derecho de consumo, considerándose nula por abusiva la condición general por la que se imponga al consumidor la renuncia a su derecho a la elección del notario.
• Por último, si la reunificación de deudas no es una solución viable, habrá que considerar otras alternativas e incluso contemplar la posibilidad de que la solución financiera más conveniente puede ser la liquidación del patrimonio que nos permita iniciar en las mejores condiciones posibles una nueva etapa.

Gestión emocional de las crisis financieras

Abordamos una perspectiva de la problemática financiera que desde Coachbank siempre hemos defendido como ineludible a la hora de analizar la situación en la que se encuentran personas que se enfrentan a una crisis financiera. Nos referimos a los desequilibrios emocionales que casi siempre sufren personas que se enfrentan a una situación que nunca habían imaginado, para la que no se encuentran preparadas, y que casi siempre derivan en sentimiento de culpa y en pérdida de autoestima, lo que disminuye la capacidad de valorar adecuadamente la situación, reaccionar y buscar soluciones viables. Por eso siempre tenemos presente que, aunque cada situación es diferente, aplicar las herramientas que ofrece la psicología a la morosidad es en mayor o menor medida parte de la solución. La gestión emocional de las crisis financieras hace parte de la solución.

En situaciones de crisis financiera, cuando los ingresos se reducen o son irregulares, si hay dificultades para hacer frente a las obligaciones de pago y a los gastos corrientes, y sobre todo cuando esta situación tiende a ser crónica, se crean situaciones que generan estrés y perjudican al equilibrio emocional. Las personas que pasan por esta situación suelen verse afectadas por cuadros de ansiedad, depresión y trastornos del sueño, que pueden ser más o menos duraderos en función de cada situación y, en su caso, de otros factores adicionales: la pérdida de un ser querido, haberse quedado sin empleo, el cierre de un negocio familiar, etcétera. La pérdida de autoestima, el sentimiento de culpabilidad, la impotencia y la frustración pueden afectar gravemente la claridad de ideas y la capacidad de analizar, delimitar y resolver tanto los problemas que causan esta situación como otros que coincidan en el tiempo.

En lo que se refiere específicamente a la faceta financiera del problema hay que hacer un diagnóstico preciso y realista de todos los parámetros para abordar la solución más adecuada que puede ser una reestructuración, una refinanciación, reunificación de deudas o enajenación de bienes. Sobre todo hay que evitar las soluciones mágicas, fáciles e instantáneas, que normalmente no existen. Cuando empiezan a incumplirse plazos y acumularse deudas impagadas la desesperación puede llevar por ejemplo a recurrir a endeudamientos rápidos de corto plazo que casi nunca son solución sino tan sólo un espejismo que agrava el problema. En el caso de préstamos con entidades financieras algunas de ellas aplican manuales internos de procedimientos que inducen el complejo de culpa e incluso recurren al chantaje emocional para que el deudor se sienta obligado aceptar la solución que le ofrecen, que por supuesto solo salva las posiciones deudoras con esa entidad. La máxima a seguir es “el que más corra salva su deuda” o “el más insistente cobra antes” en una carrera entre acreedores. La solución sólo es aceptable si valora globalmente la posición del deudor y mejora su situación futura.

En Coachbank somos firmes defensores de la práctica de la psicología a la morosidad como apoyo indispensable de la asesoría financiera. Un gabinete de profesionales en psicología y economía combina sus conocimientos y experiencia para convertirse en los mejores aliados de quienes pasan por una situación de insolvencia con el fin de que tengan la capacidad de valorar el problema desde todos los ángulos y encontrar la mejor solución.

El Euribor volverá a subir

La progresiva reducción de los valores de Euribor publicados, que en estos días se ha situado incluso en valores negativos, es una buena noticia para los titulares de préstamos hipotecarios referenciados a este índice, a pesar de las implicaciones negativas que pueda tener a nivel macroeconómico. Conviene recordar ahora algo evidente, para mantener la calma y contener la euforia, simplemente que el Euribor volverá a subir más pronto o más tarde.

Peligro Euribor suelto

La bajada de las cuotas de los préstamos hipotecarios, que llegarán en las próximas revisiones a valores mínimos, supondrá para los actuales titulares de préstamos hipotecarios un aumento de su renta mensual disponible que podrán destinar al ahorro o al consumo. Lo importante es que tengan en cuenta que no es una situación permanente por lo que cometerían un error si, animados por esta circunstancia, acometiesen nuevos endeudamientos y asumiesen nuevas cuotas financieras. Cuando las cuotas vuelvan a subir podrían tener problemas de sobreendeudamiento. Lo mejor es actuar con precaución.

La misma sensatez se debe exigir, en el caso de nuevos préstamos hipotecarios, tanto a quienes los vayan a contratar como a las entidades que los concedan. Hay que apelar a la prudencia y a la responsabilidad a la hora de asumir cargas financieras, conscientes de que las cuotas que se calculen con un valor de Euribor cero son bastante más bajas que las de los valores de Euribor de hace 5 o 10 años. Hay que hacer una proyección de las cuotas de amortización que resultarían con valores de Euribor más elevados, y lo tienen que hacer tanto los clientes como las entidades para hacer un análisis de riesgo completo y dinámico que evalúe correctamente la capacidad de reembolso en durante la larga vida del préstamo hipotecario.

Como elemento orientativo tengamos en cuenta que por cada 1% que suba el Euribor la cuota mensual sufrirá un aumento del 12,5% en un préstamo a 25 años, incremento que llega al 15% en el caso de préstamos a 30 años. Las cuotas de amortización que se obtengan ahora se duplicarían con un Euribor cercano a su máximo histórico de octubre 2008.

La eficiencia y la rentabilidad como pretexto

Imagen3
En un contexto de crisis económica en el que están de moda palabras como recortes, austeridad, recesión, desempleo y precariedad, con la justificación teórica de conceptos tales como la eficiencia, la productividad, la rentabilidad y la competitividad, estamos a punto de asistir a un terremoto programado que promete transformar, cuando no destruir, buena parte de la estructura de nuestro sistema financiero. Nos lo llevan anunciando, cada vez con más insistencia, autoridades económicas y responsables de entidades financieras, que nos quieren hacer creer que no hay otro remedio para el sector, utilizando la eficiencia y la rentabilidad como pretexto para una reestructuración inevitable. Se pronostican efectos catastróficos para las personas que vivimos alrededor del sistema financiero, profesionales y clientes, en forma de destrucción de empleo, calidad y competitividad. También se puede adivinar que la recuperación de la rentabilidad no vendrá de este proceso de reestructuración sino de una subida de los ingresos de las entidades y por lo tanto de los costes soportados por sus clientes.

En este sentido nos han resultado relevantes las reflexiones, muy interesantes como siempre, del profesor José María O’Kean sobre los cambios que necesita el modelo productivo de este país para crecer y salir adelante, que también son pertinentes para el sector financiero en particular. Ha sido en el marco de los Debates Bankinter, que en esta ocasión ofrece un cara a cara entre José María O’Kean y Josu Ugarte.

El razonamiento del profesor O’Kean parte de la aplicación errónea de la ecuación de eficiencia, que mide el valor de la producción en relación a su coste: “se está primando la minimización de los costes para mantener el mismo nivel de producción, lo que lleva a mantener bajos salarios y reduce la capacidad de generar valor, mientras que lo inteligente sería buscar la manera de maximizar la producción manteniendo los mismos costes. Hay que crear el valor.

“Un país no puede aguantar que haya un 30% de personas a las que se despide a los 6 meses, porque así nuestro sistema productivo reduce el capital humano, y capacidad de generar valor.”

“¿Para qué va a invertir en formación una empresa que despide a parte de sus trabajadores cada 6 meses?”

“Si no invierten en formación, ¿qué tecnología están usando? El lápiz y la goma, y esto no tiene ningún futuro en plena revolución tecnológica.”

“Hay que establecer un marco regulatorio que fomente las relaciones laborales de larga duración, con contratos siempre fijos y buenas condiciones salariales, con un despido razonable para todos si las empresas tienen que adaptar sus plantillas. Tenemos que intentar que las empresas formen a sus trabajadores dentro, porque ellas son las que tienen la tecnología que se está utilizando para producir, no la tienen en las universidades ni los centros de formación profesional.”

“Si la empresa forma de los trabajadores en sus horas de trabajo éstos crecen en capital humano, integran ese conocimiento en la producción y son capaces de generar más valor y por lo tanto mejoran sus salarios. Una empresa que tiene un trabajador que le aporta valor no lo despide, siempre lo querrá retener. Y cuando el trabajador ve que ya no puede crecer más en la empresa saldrá de está por iniciativa propia sin que sea necesario despedirlo.”

“Tenemos que cambiar esa visión anticuada del sistema productivo, la dialéctica de los trabajadores contra los empresarios, y tener una visión moderna de modelo de empresa y modelo productivo. Hay un montón de gente en España con comportamiento y cualificación de primer orden mundial que estaría a favor de un modelo productivo mucho más moderno. El problema es que hay otra parte que no quiere cambiar.”

“España es un país complicado en el que hacer cosas cuesta mucho trabajo, la cuestión es que los que tienen el poder de simplificar viven a costa de la complicación.”

Se puede ver el vídeo completo en este enlace al Blog de Bankinter.

Por mí y por todos mis compañeros

Por mí y por todos mis compañeros!   Si todo fuese tan fácil como en los juegos de nuestra infancia…

Queremos dedicar este post, al inicio de nuestra actividad, a todos nuestros compañeros. Tras una extensa trayectoria en banca al salir de nuestras entidades no dejamos de ser profesionales del sector financiero ni de sentirnos compañeros tanto de quienes siguen en las plantillas de las entidades como de quienes se han aventurado a seguir su propio camino. Porque es inevitable que sigamos en contacto con compañeros y amigos, intercambiando vivencias e inquietudes, compartiendo preocupaciones y perspectivas del sector.

Desde Coachbank pretendemos poner nuestra experiencia y nuestros conocimientos al servicio de todos los que formamos parte del sector de servicios financieros, tanto clientes y usuarios como profesionales, para mejorar la valoración que percibimos actualmente de nuestro sector y del conjunto de empresas proveedoras de servicios financieros.

Para ello hay que conseguir que los clientes y usuarios perciban y valoren el papel esencial de las entidades financieras en el desarrollo de la economía, como proveedores de productos y servicios especializados y de calidad. Y conseguir que por su parte las entidades centren cada vez más su negocio en las demandas de sus clientes y de la sociedad. Y sobre todo lograr que tanto las empresas del sector financiero como sus clientes perciban con claridad el papel esencial de los profesionales y les permitan realizar su trabajo capacitado, experto, competente, transparente y orientado a las necesidades reales de sus clientes, que tienen que confiar en los profesionales para a través de ellos volver a confiar en las entidades. Es el momento de volver a creer en el potencial comercial y de gestión de los profesionales para que, con autonomía y conocimiento cercano de sus clientes, puedan explorar las necesidades de éstos y los productos más adecuados a cada caso.

Necesitamos que vuelva la confianza. Lo necesita el conjunto del sector financiero, sus clientes, sus entidades y sobre todo sus profesionales, que lo están pidiendo a gritos.

Compañeros

NACE COACHBANK

NACE COACHBANK, GABINETE DE ASESORAMIENTO ECONÓMICO ORIENTADO A LA EDUCACIÓN FINANCIERA Y A LA CONSULTORIA BANCARIA.

Esta es la primera noticia de nuestro apartado de actualidad, y como nos estrenamos y todavía no tenemos mucha audiencia nos vamos a dedicar la noticia a nosotros mismos, precisamente para divulgar su nacimiento.

Hoy ve la luz nuestro proyecto Coachbank  para dar forma a lo que hasta ahora no era más que un deseo, una ilusión que ahora se hace realidad. Creamos un gabinete de asesoramiento económico orientado a la educación financiera y a la consultoría bancaria, formado por profesionales con formación y experiencia en economía y formación aunque procedentes de sectores diversos. El conocimiento del negocio financiero desde diversas perspectivas enriquece nuestra capacidad de percibir, analizar y resolver los problemas que existen en la relación de las entidades financieras con los clientes usuarios de servicios financieros. Una gran parte de los mismos tiene su origen en el bajo nivel de cultura financiera de muchos clientes y en el desconocimiento de las herramientas y cauces que existen para su resolución.

Coachbank nace con la misión de aportar instrumentos, tanto mediante educación financiera como a través de nuestros servicios de consultoría, que mejoren las relaciones entre partes dentro del sistema financiero. A través de nuestro modelo de educación financiera queremos introducir dos elementos fundamentales: conocimientos contra la ignorancia y actitud positiva frente a la apatía. Creemos que  son principios esenciales para el buen funcionamiento del sistema financiero y pretendemos contribuir a mejorarlo. Por una parte elevando el nivel de exigencia sobre la actuación de las empresas proveedoras de servicios financieros para que se orienten a las necesidades de los clientes bancarios. Por otra parte valorando la utilidad que ofrecen las  entidades financieras, el trabajo de sus profesionales y el papel fundamental que tienen en el progreso económico de una sociedad.11